Prendas y Estilo

Estas son las mentiras que seguro ya te contaste sobre tu estilo personal

¿Cuáles son los mitos que se piensa del estilo personal? Te advierto que los hay por montones y aquí te resumo algunos que pueden estar saboteando tu imagen y estilo.

Tener estilo cuesta demasiado

Alguien con estilo obviamente tiene mucho dinero para poder comprar prendas de diseñador, marcas costosas o cada una de las diferentes tendencias que llegan todos los meses a las vitrinas de las tiendas. Y la única forma de verte con estilo es teniendo este tipo de prendas y accesorios… Obviamente, no hay nada más alejado a la realidad. No porque algo sea más caro, significa que tenga estilo, no es garantía de nada.

Requiere demasiado esfuerzo

Para tener estilo hay que vestirse para impresionar. Tienes que siempre estar pendiente de cada una de las tendencias, lo que está IN y OUT cada mes. Seguir y rodearte de fashion bloggers, revistas de moda, influencers.

Otra gran mentira…

El estilo es lo que tú haces de él, es decir tú tienes el control. Hay un espectro de esfuerzo en cada estilo y lo ideal es encontrar el punto en donde no te sientas obligada a nada.

Prendas y Estilo

Requiere cero esfuerzos

Ahora nos vamos al otro extremo, porque también es un mito importante a la hora de hablar de estilo. Muchos piensan que el tener estilo viene sin ningún tipo de esfuerzo. Entonces, ven a personas “con estilo” y piensan que son deliberadamente así.

Y el estilo requiere de trabajo de introspección, de conocerse muy bien, seguridad y saber adaptarlo a las etapas de la vida. De aquí también nace otra gran mentira: descifro mi estilo y ya está. Pero, así como es parte de nosotros, el estilo personal es dinámico. Una vez que conozcas tus estilos puedes ir variando entre ellos, así que es incorrecto etiquetarte en uno.

El estilo es moda

Ya revisamos el mito de que tienes que comprar tendencias para tener estilo, pero dentro de la confusión entre moda y estilo hay más mentiras a las que ponerle ojo. No tienes que amar la moda para poder tener estilo, no tienes que consumir moda todo el tiempo para poder desarrollar tu estilo. Y por lo mismo, no tienes que usar prendas extravagantes o muy diferente para sentir qué tienes estilo. Lo diferente está en apreciar lo que te hace ser tú y no obligarte a nada más.

Y todo esto para…

Para decirte que el estilo personal es solo eso, personal. Yo puedo contarte todos los mitos y mentiras, puedo darte recomendaciones como Asesora de imagen, pero eres tu quien tendrá la potestad de decidir que te beneficia y que no, que suena a ti y a tu esencia. Así que hoy te motivo a que busques tu estilo personal, con mucha paciencia, con guía y descubras una parte de ti.

alejandrasalasimagen

¿Por qué todos necesitamos un asesor de imagen? (Especialmente Post Pandemia)

Para darte una mini introducción (y de una vez ir eliminando mitos), al escuchar asesoría de imagen, Personal shopper, stylist, nuestra mente nos lleva directamente al costo. Asociamos este tipo de servicio con celebridades, políticos o personas en el medio que necesitan gozar de una buena imagen externa. Además, personas que obviamente tienen el dinero para poder acceder a un servicio tan “exclusivo”. Y se entiende, porque en el pasado esta situación era popular, pero ya no. Hoy pasó de ser una exclusividad a una necesidad, así que te cuento porque todos necesitamos un asesor de imagen en nuestras vidas (sí, inclusive yo) y más aún después de la pandemia.

Somos más visuales

Hoy más que nunca la imagen es percepción y comunicación. El uso de redes sociales y plataformas virtuales para poder conectarnos, socializar y trabajar hizo que nuestra imagen personal ahora esté comunicando las 24 horas del día. Ya no hay dónde esconderse. Si queremos cumplir con ciertos objetivos y propósitos en nuestra vida, la imagen personal puede ser un aliado imprescindible.  

Estar comunicando siempre, nos lleva a otra de las razones por las que ahora es cuando necesitamos aliarnos con nuestra imagen personal. Un motivo más interno, y es que también estamos recibiendo siempre impactos visuales de terceros. Si no son bien manejados pueden llevarnos a una comparación constante. Algo que solo puede afectar nuestra autoestima y autopercepción. El asesor de imagen es una figura externa a tu vida y por lo tanto imparcial, que tiene los conocimientos para guiarte hacia una aceptación. Unir quien eres con quien quieres ser.

¡Lo necesitas hoy!

Y es que los efectos post pandemia en nuestra imagen personal ya los estamos viviendo hoy, en nuestros trabajos, en nuestra motivación para quedarnos en casa y frente a lo que vemos en el espejo todos los días. No han faltado en mi consulta y a través de las redes sociales, personas que me hacen saber cuánto les está costando regresar a su imagen previa al Covid. A quienes sentían que eran antes de la pandemia. Y ahí esta el problema, pensar que todo tiene que volver a ser como lo era. Lo que ves en el espejo ya no concuerda con lo que vives o sientes por dentro.

Y es que sí, la imagen personal es el reflejo de nuestras emociones y cuando no concuerdan es cuando la motivación desaparece. Al comprender todos los conceptos que componen nuestra imagen interna, se puede explorar cómo crear conscientemente lo que se quiere en el exterior. Adaptarla a nuestros propósitos y objetivos deseados actuales. Así que, si te sientes algo perdido después de la pandemia con tu imagen personal, recuerda que el proceso de una asesoría de imagen te acompaña a explorar de adentro hacia afuera. A crear una fuerza interior que se refleje en nuestro exterior y adaptarte a los momentos de cambio.

alejandrasalas

Tendencias conscientes: ¿cómo sumarlas a nuestro Armario?

Hoy quiero darte unos consejos rápidos acerca de las prendas de temporada o las famosas tendencias. Rápidos, porque son consejos que nacen del día a día de la asesoría de imagen; que nacen de tener que lidiar con las ganas de comprar lo que vemos cada temporada en vitrina (sí, me pasa a mi también), pero además porque son muy fáciles y básicos para incorporar tendencias conscientes.

Estos tips te ayudarán a ir sumando este tipo de prendas a tu armario de una forma ordenada, con método. El objetivo: no llenarnos de prendas que no usaremos y que serán, sobretodo, un estorbo para la funcionalidad de tu armario. Pero no te preocupes que todas hemos vivido algo similar. Nos ilusionamos con alguna pieza de temporada y después llegan los remordimientos porque nunca más la volvemos a usar. Aquí te cuento como sumar tendencias a nuestro armario: 

  1. Definir que tenemos

Este paso tal vez no pueda ser el más divertido para algunas, pero sin duda es el más revelador y por lo tanto uno de los más importantes. Se recomienda hacer un détox de armario al menos dos veces al año, más aún si vives en algún lugar que tenga las 4 estaciones completas. Esto te permite cambiar de guardarropa por el clima y de paso sacar todo lo que ya no se usa o está en mal estado. Si vives en un lugar con 2 estaciones, igual es un hábito que debes implementar porque es la oportunidad para chequear lo que tenemos. Indagar entre todas las piezas y fijarnos especialmente en:

  • Los colores
  • Los moldes (tipo de prendas ejemplo: pantalones rectos)

Al tener una idea de qué colores y qué tipo de prendas tienes ya en tu armario puedes:

  • Reconocer cuáles son las prendas de tendencia para TU conveniencia, es decir cuales serían más fáciles de integrar a tu armario actual.
  • Saber los colores que TU quisieras empezar a integrar en tu guardarropa, si los colores en tendencia son combinables con lo que ya venías incluyendo en tu armario de pasadas temporadas, o si se integran con tu paleta de color personal.

2. Hablemos de complementos

Una forma de ir sumando prendas de tendencia sin aventurarnos demasiado es enfocarnos en los accesorios. Especialmente cuando no estamos seguras de nuestro tipo de estilo y cómo las prendas de temporada pueden aportar para potencializarlo. ¿Qué debes hacer? Siempre volver al primer paso, es decir verificar los complementos que tenemos en nuestro armario, los colores y tamaños para decidir cuáles comprar.

La mega ventaja de escoger los complementos o accesorios es que la inversión puede ser menor, así como el riesgo de no corresponder con tus estilos. Por otro lado, te da la oportunidad de implementar prendas de temporada aún si ya sabes que no son parte de tu estilo. Suena contradictorio, pero se vale. Imagina que solo deseas darle un toque de actualidad a tus looks, sin importar si la tendencia es o no parte de tu estilo, los accesorios de temporada te permiten hacerlo.

3. Atención a los moldes

Otro tip para sumar tendencias conscientes es elegir un máximo de moldes o cortes de las prendas que quieres integrar. Es decir, escoge un máximo de 5 tipos de prenda, por ejemplo: pantalón recto, vestido envolvente, camiseta con cuello en V etc. Tener un plan de cuantos tipos de prendas escoger te ayudará a que una vez que estén en tu armario, sean fáciles de combinar entre sí. Si en cambio, no te organizas puedes terminar con mucha variedad de moldes y complicaciones para combinarlos.  

4. Mas allá de las prendas

A veces cuando hablamos de temporadas y de seguir alguna tendencia, inmediatamente pensamos únicamente en prendas y accesorios. Pero para darle un toque actual a un estilismo también se suman otros aspectos. Pregúntate cómo se ve tu estilismo (look) completo, es decir el overall: ¿me queda bien, con qué otras cosas puedes empezar a lucirlo mejor? A veces un corte de cabello o un update en el maquillaje puede ayudarte a darle ese toque de modernismo a tus conjuntos en tu día a día.

Espero que esta pueda ser una guía para que tu también puedas adquirir tendencias conscientes.

alejandra salas

Bienvenida primavera: Las mejores tendencias 2021

Damos la bienvenida al buen tiempo. Bueno, al menos en el hemisferio norte y por supuesto en el calendario de la moda Primavera/Verano. Esta temporada esta llena de tendencias y estéticas contrapuestas. La comodidad sigue siendo primordial (la verdad es que nadie quiere dejarla ir o renunciar a este nuevo confort al que nos hemos acostumbrado prácticamente un año). Sin embargo, la energía de lo nuevo, de tiempos mejores y por supuesto de la primavera sigue intacta. Acá te cuento las mejores tendencias y como sumarlas, siempre a conciencia.

Minimalismo vs Flores

Las primeras tendencias que se contraponen son el romanticismo y el minimalismo. Por un lado, los volantes, las proporciones sueltas, maxi vestidos, estampados florales, telas vaporosas y naturales. Es lo que compone una de las estéticas con mas fuerza para esta temporada: la estética bucólica- campestre, que permite regresar a lo naíf y sublime del campo.

Por otro lado, el minimalismo llega con prendas básicas, muy pulidas y en tonos neutros (especialmente blancos y negros) o pasteles bajos. Para sumarlas a tu guardarropa no tienes que quedarte con una u otra, puedes combinar un poco del estilo romántico juntando faldas floreadas con alguna prenda superior más básica. O viceversa una blusa o top con aires románticos y campestres y un pantalón de corte minimalista.

Creditos: Zara

Top vs Bottom

Arreglada arriba, cómoda por debajo. Literal, esta temporada se pone especial atención a los tops. En otras palabras, lo que en ingles seria: business on top, comfort down below. ¿Por qué? Digamos que las miles de videollamadas que tuvimos durante este último año ha dejado sus frutos. Toda la atención se llevará al top con la continuación de mangas abullonadas, prendas y cuellos elaborados, nuevamente vuelos y lentejuelas. En cambio, las partes de abajo serán cómodas y relajadas. Dos tendencias antagónicas, pero que, así como la anterior, se pueden mezclar y jugar (es lo divertido).  

Credito: Valentina Valdinoci

Rosa Candy

Para incluir colores trendy en esta nueva temporada, las tendencias indican que los tonos claros y pasteles llamaran más la atención, como el verde agua, amarillo empolvado, el baby blue y el violeta. Pero de todos, el que más protagonismo tendrá es el Rosa Candy, una tonalidad de rosado que va hacia lo pastel con un toque de picardía.

Drapeado

El drapeado junto con los nudos serán el toque trendy que le puedes dar a tus conjuntos. Las faldas están inspiradas en los pareos veraniegos, de corte midi y con nudos o drapeados a la altura de la cadera. Queda claro que el confort, la libertad de movimiento en estas piezas sigue siendo lo más deseado.

Credito: Asos
alejandrasalas

SLOW FASHION ¿Tendencia o cambio de paradigma?

Moda sustentable o slow fashion, un concepto que desde hace tiempo profesaba una transformación en la industria. Según la ONU, la industria de la moda es la segunda más contaminante en el mundo solo después de la petrolera. El costo ambiental de vestirse a la moda es alto. Ahora, la pandemia ha acelerado el proceso de cambio. La pregunta es, ¿llegó para quedarse?

Según el diario español Expansión antes del Covid19, un consumidor medio compraba un 60% de ropa más que hace 10 o 15 años. Datos que atormentan a muchos activistas y consumidores que desde hace algún tiempo venían apostando por la moda sostenible. Pero ¿qué significa ser más sostenible? ¿Sólo se puede serlo siendo “lento”o slow?

El slow fashion es el movimiento que invita a desacelerar a la industria. La velocidad es la culpable de los excesos, del consumismo y por lo tanto del desperdicio.

alejandrasalas. Asesora de imagen y periodista de moda. Slow fashion o moda sustentable. Tejidos y florres.
Slow fashion y Moda sustentable.

Pero la moda sostenible no es solamente el disminuir la producción. También involucra otros términos como la circularidad. Si alguna vez compraste ropa usada o vendiste la tuya, entonces fuiste circular. La circularidad no es nada más que el darle nuevos ciclos de vida a una prenda ya existente.

No es un pulguero

Si bien en países del primer mundo, la venta de segunda mano es una práctica común, para algunos mercados, especialmente latinoamericanos, aún existe un estigma en comprar ropa usada. Así explica Patricio Nieto, periodista de moda ecuatoriano que hace algún tiempo comenzó su proyecto Moda para tu Bolsillo. Su propósito principal es concientizar sobre qué hay detrás de la vida de las prendas.

Nieto explica que, aunque su proyecto tiene gran acogida, aún se encuentra en la etapa de cambiar ideas de consumo a través de la educación.

“La gente todavía tiene un mal concepto de la ropa usada que viene de la idea de los centros de pulgueros. No es un pulguero. Es ropa usada semi-nueva o muchas veces nueva, hasta con etiqueta, en excelentes condiciones y tratada para que llegue a tu poder”, argumenta Nieto.

Tras la pandemia

Sabemos que el Covid19 cambió los hábitos de consumo, la conciencia ecológica y social de lo que adquirimos se reforzó. En el punto mas álgido del confinamiento, marcas propusieron:

  • Giorgio Armani propusieron reducir el número de colecciones.
  • Tommy Hilfiger anunció su programa Make it Possible, estrategia de moda sostenible.
  • Gucci, sacó una nueva colección que tiene como rostro principal a la actriz y activista ambiental Jane Fonda.

En el Fashion Ideas Forum, la primera jornada de la moda después del confinamiento realizado a finales de junio de este año, se cree que el año clave para la revolución ambiental de la moda fue el 2020. Según los grandes conglomerados, es el consumidor quien pone las reglas del juego. Así que para qué el Slow Fashion no se quede meramente como una tendencia y se convierta en un cambio real de paradigma, tendremos que empezar a cambiar nuestros hábitos. Son estos quienes decidirán el futuro de la moda y de nuestro planeta.

¿Nuevo yo? Hablemos de hábitos de imagen y cuidado personal

En este camino de metas y desafíos a veces nos olvidamos de tener en cuenta una de las relaciones más importantes para la vida: la relación con uno mismo. Hablamos de resoluciones para tu imagen y cuidado personal.

Una de las tendencias más fuertes para los próximos años dentro de la industria de la moda y la belleza es el amor propio. Hacer de nuestras rutinas de cuidado algo más que personal, algo casi holístico. Vestir con conciencia no solo para preservar el medio ambiente y nuestros bolsillos, pero también para darnos cuidado, atención y seguridad. La tendencia es llegar a lo emocional. Autocuidado en todo sentido, empezando por dentro y externalizándolo a través del uso de productos de belleza y prendas que representen estas emociones.

Crear hábitos no es para nada una tarea fácil, de ahí la importancia de incluirlos en nuestra lista de metas. Empezar con esta lista es una invitación a la reflexión, a tratar de conectar con lo que necesitamos más allá de lo material y físico que a veces la moda, la industria de la belleza y la imagen personal parece ofrecer. 

Ese cambio de perspectiva de lo banal y superficial a lo holístico y emocional puede ser un poco complicado, especialmente cuando nos han enseñado que dedicarnos tiempo, mimos y pensar en nuestra imagen es incorrecto, egoísta y egocéntrico.

Hacer de nuestras rutinas de cuidado algo más que personal, algo casi holístico. Vestir con conciencia no solo para preservar el medio ambiente y nuestros bolsillos, pero también para darnos cuidado, atención y seguridad. La tendencia es llegar a lo emocional.

Resoluciones de estilo

Algunas preguntas que podrían ayudar a plasmar estas resoluciones a manera de reflexión son las siguientes:

  • ¿Amas lo que ves frente al espejo todos los días, puedes reconocerte en él?
  • ¿Qué acciones concretas y reales puedo hacer para empezar a trabajar esa imagen ideal que busco?
  • ¿Qué te gustaría dejar de sentir al momento de verte frente al espejo?
  • ¿Cuántas veces te criticas o comparas frente a terceros?
  • ¿Qué emociones me gustaría tener al vestirme cada mañana?
  • ¿Cuánto tiempo dedico a mi y a mi rutina de cuidado personal?
  • ¿Cómo están tus hábitos de compras, compras sin sentido?

Cuerpo y Armario

Al hablar de resoluciones e imagen personal, los dos temas más sonados y apetecidos son la relación con el cuerpo y la relación con el armario. El cuerpo, lamentablemente, es donde encontramos la mayoría de inseguridades que traspasan la imagen física y llegan a solidificarse en nuestra mente. Indagar en la relación con tu cuerpo puede ser una muy buena idea para empezar y una excelente resolución para el resto del 2021. Hay muchos y diferentes juicios, creencias e ideas preconcebidas que cada uno tiene al momento de hablar del cuerpo ideal y que debemos empezar a cuestionar.

La relación con el armario llega de la parte práctica, de las ganas de organización, pero también de ejecución en menor tiempo, de aprovechar prendas y dejar espacio para nuevas cosas, esta vez en el 2021.

La moda y lo ordinario

¡Hola y Bienvenida!


Muy simple. Un primer post para darte la bienvenida a este espacio y también para contarte que encontrarás por acá. Mucho periodismo de moda, actualidad y tendencias. Pero también mucha reflexión, especialmente sobre imagen personal y Coaching de Imagen. Es decir, escribiremos sobre moda e imagen, pero con condumio.

Entre herramientas y reflexiones espero poder ayudarte en la relación con tu imagen y tus emociones. Mientras te voy contando las historias detrás de lo que usamos.

Si te preguntas con que tema voy a empezar este nuevo espacio, pues obviamente desmintiendo uno de los mitos más grandes sobre moda, estilo e imagen. Y en este tema tengo que ser persistente porque se ha vuelto un discurso recurrente en las asesorías. Hoy te voy hablar sobre “lo aspiracional” vs lo ordinario, y cuanto cuesta a mujeres lidiar con este mundo de exclusividad, glamour y anhelo.

Como periodista de moda, sé muy bien que tan aspiracional puede parecer esta industria y todo lo relacionado a ella. Las marcas, fashion shows, redes e influencers dan la impresión de un mundo demasiado exclusivo y glamoroso, especialmente cuando hablamos de lujo. Y definitivamente hay una parte que es así, pero la moda, el estilo y tu imagen también son funcionales. La moda y lo ordinario conviven. Hay que darle la vuelta al chip y dejar de pensar que la moda y la imagen solo son para personas superficiales, que son una trivialidad o que son solo para quienes tienen mucho dinero.

Ya lo he escuchado y de diferentes formas, pero siempre llegan al mismo lugar: “es que lo de la moda no es para mí”, “es que ese mundo es muy light”, “no busco entender de moda o tendencias”. Y está bien. Entre gustos y gustos no se puede exigir más, pero solo intentemos abrirnos a que bien utilizado, con las herramientas y contexto adecuado, la imagen y moda pueden bajar de lo aspiracional a lo práctico y convertirse en una ventaja extra para tu vida.

Porque la verdadera trivialidad está en asumir que lo sabemos todo y dar por sentado cosas que ni si quiera nos atrevemos a probar. Y es ahí donde entró yo, para ayudarte a que poco a poco puedas ir poniendo esas herramientas en práctica y encontrarle el gusto a la moda y a la imagen personal.

Gracias por estar acá,

Ale Salas